Hoy ha venido nuestro amigo Adrian de Madrid para hacerse el retrato de su hija.
Cuando la gente tiene la satisfacción de tener un hijo, tiene que ser el momento más importante de la vida de una persona. Ha de ser muy grato puesto que pocos eventos que nos sucedan en la vida tienen que ser más impactantes que este a la vez de ser una alegría. Los padres se desviven por ellos puesto que dependen de los padres y estos a su vez se llenan de felicidad con sus hijos viéndoles crecer día a día.
Adrian venía buscando la calidad de Miguel una vez más, y esta vez quería inmortalizar en su brazo a su preciosa hija. La verdad es que con la belleza de la niña y las manos de Miguel, el resultado salta a la vista que es un pedazo de retrato esculpido que ronda por Madrid. Dani Brazal.

0 comments:

Post a Comment

 
Top